Nuevas recetas

Biscotti de pancetta crujiente

Biscotti de pancetta crujiente


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Caliente el horno a 350 grados F. Cubra ligeramente una bandeja para hornear con borde de 11 por 17 pulgadas con el aceite.

Coloque la panceta en una sartén fría de hierro fundido o de fondo grueso y déjela a fuego medio. Cocine, revolviendo una o dos veces, hasta que la panceta comience a chisporrotear. Encienda el fuego a medio-bajo y cocine, revolviendo varias veces, durante unos 10 minutos, o hasta que la panceta haya derretido algo de su grasa y esté crujiente. Baja el fuego si es necesario para evitar que la panceta se queme. Con una espumadera, transfiera los trozos de panceta a un plato forrado con papel toalla para que se enfríen. Reserve 1 cucharada de la grasa extraída.

Combine la harina, el polvo de hornear, la pimienta y la sal en el tazón de una batidora de pie equipada con el accesorio de paleta. Mezclar brevemente a velocidad baja. Agregue el Pecorino Romano, Parmigiano-Reggiano, las almendras y la panceta enfriada y mezcle a fuego lento para combinar. Agregue la grasa de panceta reservada y la mantequilla en trozos y mezcle a velocidad media-baja hasta que la mezcla se vea como arena húmeda. Agrega los huevos y el vino y mezcla a velocidad media hasta que se forme una masa suave y ligeramente pegajosa.

Coloque la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada y déle golpecitos en forma de disco. Divídalo en cuartos. Humedezca ligeramente sus manos con agua y enrolle suavemente una porción de masa en un óvalo rugoso. Colóquelo en forma transversal en la bandeja para hornear y use sus manos y dedos para estirar y dar palmaditas con la masa en un tronco de aproximadamente 1 ½ pulgadas de ancho y 9 pulgadas de largo. Dale forma a las piezas restantes de masa de la misma manera, humedeciendo tus manos según sea necesario, dejando al menos 2 pulgadas entre los troncos. Presiona los troncos hacia abajo para aplanarlos un poco y nivelar la parte superior.

Hornee los leños durante 25 minutos, o hasta que estén ligeramente dorados y recién cuajados; deben ser elásticos al tacto y debe haber grietas en la superficie. Transfiera la bandeja para hornear a una rejilla para enfriar. Deslice suavemente una espátula desplazada debajo de cada tronco para soltarlo de la bandeja para hornear. Deje que los troncos se enfríen durante 5 minutos, luego transfiéralos a la rejilla y déjelos enfriar durante 20 minutos. Baje la temperatura del horno a 300 grados F.

Transfiera los troncos enfriados a una tabla de cortar y, con un cuchillo Santoku o un cuchillo para pan dentado, córtelos en diagonal en rodajas de 1/2 pulgada de grosor. Coloque las rodajas, con el lado cortado hacia arriba, en la bandeja para hornear (en lotes si es necesario) y hornee por 20 minutos. Dé la vuelta a las rodajas y hornee por otros 15 a 20 minutos, hasta que estén crujientes y doradas. Transfiera las rodajas a la rejilla para que se enfríen por completo. Los biscotti se mantendrán hasta por 10 días en un recipiente hermético almacenado a temperatura ambiente.


No todos los biscotti son iguales

A veces, una taza de café simplemente no es suficiente. A veces, una taza de café necesita un biscotti.

En una tarde nevada reciente en Nueva Inglaterra, pedí solo una taza de café en un café. Es decir, hasta que la chica detrás del mostrador me preguntó: "¿Quieres un biscotti con eso?"

"Claro", respondí sin dudarlo.

Cuando colocaron el biscotti frente a mí, de repente sentí el remordimiento del comprador. . La verdadera decepción fue el mate. Sumergí rápidamente el biscotti en mi café con leche y mdash, y temí que se derritiera por completo. Cuando lo saqué, estaba tristemente empapado. Lo mordí y no crujió. Ni siquiera un crujido y mdash hubo silencio.

Cuando colocaron el biscotti frente a mí, de repente sentí el remordimiento del comprador. Tenía más agujeros que una esponja de cocina. Cuando lo recogí, era tan ligero como una galleta de merengue. Conté tres rodajas de almendras en toda la rodaja.

La verdadera decepción fue el mate. Sumergí rápidamente el biscotti en mi café con leche, por más tiempo, y temí que se derritiera por completo. Cuando lo saqué, estaba tristemente empapado. Lo mordí y no crujió. Ni siquiera un crujido, hubo silencio.

Si algo sé sobre los buenos biscotti, es que son unos dulces ruidosos. Eso es porque se hornean dos veces, lo que da como resultado una galleta crujiente, firme y perfectamente sumergible.

La palabra biscotti se deriva del latín biscoctus, lo que significa horneado o cocido dos veces: la masa se forma en troncos, se hornea, se enfría y se vuelve a hornear. Mientras que los italianos usan la palabra "biscotti" para referirse a varias cookies, los estadounidenses usan el término para referirse a la singular galleta italiana larga, crujiente y horneada dos veces.

Los biscotti que se encuentran en los cafés con estilo hoy en día tienen orígenes completamente comunes. Los primeros biscotti, a menudo denominados Biscotti di Prato, se crearon en la Toscana del siglo XIV en la ciudad de Prato y se elaboraron con almendras, que abundaban en la región.

Debido a que la segunda cocción extrajo la humedad de la galleta, hizo que la galleta se volviera dura, resistente y, lo que es más importante, resistente al moho. En consecuencia, los biscotti resultaron ser el alimento ideal para almacenar. Pronto se convirtieron en una provisión favorita de los marineros, incluido Cristóbal Colón, que viajó en el mar durante meses con la crujiente carga.

No pasó mucho tiempo antes de que otras nacionalidades descubrieran la utilidad de estas galletas horneadas dos veces. La galleta dura británica, una galleta dura, seca y dos veces horneada hecha de harina, agua y sal, y el zwieback alemán, un pan crujiente endulzado dos veces horneado, son ambos derivados del original italiano.

Sobre el Autor

Susan Russo es escritora gastronómica en San Diego. Publica historias, recetas y fotos en su blog de cocina, Food Blogga. Su último libro de cocina es Recetas que todo hombre debe saber. Cuando no está escribiendo sobre su familia italiana en Rhode Island o sobre la vida con su esposo en el sur de California, se la puede encontrar dando vueltas por un mercado de agricultores local comprando mucha más comida de la que dos personas podrían comer.

Biscotti continuó floreciendo en toda Italia también, con varias regiones creando sus propias especialidades a partir de ingredientes locales como pistachos y semillas de sésamo. Las diferentes regiones de Italia también llaman a los biscotti por diferentes nombres. Los toscanos, por ejemplo, llaman biscotti cantucci.

No fue hasta la década de 1990 que biscotti se convirtió en un favorito estadounidense preciado. Necesitábamos algo para picar mientras saboreábamos nuestros caros cafés gourmet, así que ¿por qué no una costosa galleta italiana? Pronto los biscotti estuvieron en todas partes: en elegantes restaurantes italianos, en cafés de moda e incluso en humildes carritos de café. Los escritores gastronómicos llamaron a los biscotti la galleta de los noventa.

Hoy en día, los biscotti vienen en una variedad infinita de sabores. Clásicos como la almendra, el anís y la avellana compiten con los recién llegados más llamativos como el pan de jengibre, la nuez de arce y la menta con chispas de chocolate. También hay sabrosos biscotti hechos con varios quesos y hierbas que son deliciosos cuando se combinan con un plato de embutidos, una variedad de aceitunas y quesos, o incluso un plato de sopa.

A pesar de su herencia centenaria, no existe una manera perfecta de hacer biscotti. Algunas recetas solo piden huevos, que es el método tradicional, mientras que otras prefieren la mantequilla o el aceite. La elección es suya, solo tenga en cuenta que los hechos con mantequilla o aceite tendrán una textura más suave y una vida útil más corta.

En cuanto a rellenos y sabores, los biscotti se llevan bien con una gran cantidad de ingredientes, que incluyen frutos secos, nueces, especias, licores y chocolate. No puede equivocarse con combinaciones de sabores clásicos como ron y pasas, chocolate y naranja, o arándano y pistacho. Por supuesto, siempre puedes inventar el tuyo propio.

No se preocupe demasiado por arruinar los biscotti. Son una galleta notablemente indulgente. ¿Está la masa demasiado seca y quebradiza? Agrega otro huevo. ¿Es demasiado pegajoso? Agrega un poco más de harina. ¿Los dejaste en el horno demasiado tiempo? No hay problema. Márcalos solo como mojadores. Como la mayoría de los dulces, cuanto más biscotti haga, mejor obtendrá.

Los biscotti consumen mucho tiempo, pero también son una de las galletas más fáciles y sabrosas que jamás haya preparado. No se necesita ningún equipo especial, solo un tazón, una cuchara, un par de bandejas para hornear y un poco de papel pergamino.

En cuanto a comerlos, todo vale. Disfrute de un biscotti con un vaso de leche para el desayuno para llevar, saboree uno con una copa de vino italiano para un refrigerio de lujo por la tarde o sumerja uno en una taza de leche humeante para disfrutar de un capricho nocturno que incluso a Cristóbal Colón le hubiera gustado.

Y la próxima vez que estés en un café y la chica detrás del mostrador te pregunte si quieres un biscotti con tu café, pide verlo primero. Porque nadie debería sentir el remordimiento del comprador cuando se trata de biscotti.

Consejos para hornear y almacenar

  • Precaliente siempre el horno. Verifique la temperatura de su horno para asegurarse de que sea la correcta. Coloque las parrillas del horno en los tercios superior e inferior del horno y gire las hojas a la mitad del proceso de horneado para asegurarse de que los biscotti estén horneados y dorados de manera uniforme.
  • Hornear requiere precisión, por lo que, a menos que sea un profesional experimentado, es mejor usar los ingredientes exactos especificados en una receta la primera vez que la prepara, en lugar de usar demasiadas sustituciones que pueden afectar negativamente tanto la textura como el sabor. Tenga en cuenta que variables como los huevos de diferentes tamaños, las variedades de harina y la calidad de los extractos afectan a los biscotti. Así que trate de utilizar los mejores ingredientes que pueda pagar.
  • Se paciente. Al mezclar la masa de biscotti, es posible que encuentre que está seca y que se desmorona. Perseverar. Use sus manos para exprimir suavemente la masa hasta que comience a formar una masa. Si está muy seco, es posible que deba agregar un huevo extra o algún otro líquido relacionado con la receta, como extracto o licor. Por el contrario, si encuentra que su masa está muy húmeda y pegajosa, es probable que deba agregar más harina. Agréguelo en pequeños incrementos y pruebe la masa a medida que avanza. Está bien si la masa está un poco pegajosa. Simplemente mantenga la encimera y sus manos ligeramente enharinadas mientras forma los troncos.
  • No coloque más de dos troncos de biscotti en una bandeja para hornear, ya que se esparcirán mientras se hornean.
  • Trate de no hornear en un día húmedo cuando los biscotti (al igual que muchas otras galletas) se esparcen más y están más suaves. Si es necesario, coloque los leños sin hornear en el refrigerador durante unos 20 minutos antes de colocarlos en el horno.
  • Después de hornear los biscotti una vez, déjelos enfriar durante unos 20 minutos. Demasiado más tiempo y serán demasiado difíciles de cortar. Cuando corte biscotti, utilice siempre un cuchillo de sierra con un movimiento de sierra, lo que reduce el desmoronamiento.
  • Coloque los biscotti en rodajas sobre sus lados hacia atrás en los moldes para el segundo horneado. Aquí tienes opciones: puedes hornearlos a la misma temperatura durante 10 minutos, puedes reducir la temperatura a 200-300 grados y hornear durante 20 minutos o puedes apagar el fuego por completo y colocar los biscotti en el horno aún caliente en cualquier lugar. de 30 a 60 minutos. Cuanto más tiempo permanezcan dentro del horno, más duros y crujientes se volverán.
  • Deje que los biscotti se enfríen por completo antes de decorar con chocolate o glaseado.

Para almacenar y congelar biscotti, tenga en cuenta estos consejos:

  • Deje enfriar completamente los biscotti antes de guardarlos, preferiblemente en una lata de metal, lo que ayudará a mantenerlos crujientes.
  • Si se almacena demasiado rápido o se coloca dentro de una bolsa de papel o plástico, los biscotti se ablandarán visiblemente. En ese caso, coloque las galletas en un horno a 300 grados durante 10 a 15 minutos para que vuelvan a crujir.
  • Cuando guarde biscotti decorados, colóquelos entre hojas de papel encerado o pergamino para evitar que se golpeen entre sí. La mayoría de los biscotti, cuando se almacenan correctamente, duran hasta un mes.

¿Qué son los biscotti?

Los biscotti son pasteles tradicionales italianos. Las galletas biscotti clásicas son secas y crujientes, por lo que son ideales para mojar en café o té caliente. A veces, los biscotti se sumergen en chocolate derretido.

Los biscotti se hornean dos veces, lo que les da su textura seca y crujiente. Primero se le da forma a la masa en un tronco y se hornea. Después de que el tronco de masa horneado se enfríe, lo corta en diagonal y hornea las galletas por segunda vez hasta que estén crujientes.

Encontrará muchas recetas diferentes de biscotti. Los sabores clásicos de biscotti incluyen vainilla, anís y almendra. Dado que los biscotti están hechos con menos mantequilla y azúcar, son una galleta saludable.

Si te gusta hornear galletas caseras para regalar a profesores, amigos y vecinos, los biscotti son una excelente opción. Se mantienen frescas por más tiempo que la mayoría de los otros tipos de galletas y no se rompen fácilmente. No hay nada peor que preocuparse de que las galletas que está regalando estén rancias o rotas cuando se las coman.

Esta receta es muy fácil y puedes hacer muchos sabores diferentes de biscotti para que haya algo que gustará a todos. Hice cuatro lotes en una mañana y fue agradable poder regalar un plato con una variedad de sabores de biscotti a mi familia y amigos.

Hablemos de los ingredientes de estas galletas biscotti caseras.

Manteca: Utilizo 4 cucharadas (1/2 barra) de mantequilla en mi receta de biscotti. Agregar más mantequilla resultará en una galleta biscotti más suave y omitir la mantequilla le dará una galleta más seca y crujiente. Descubrí que 4 cucharadas es la cantidad perfecta. Comienza con mantequilla fría y córtala en cuatro trozos. Se ablandará a medida que lo batas con el azúcar.

Azúcar: Esta receta usa azúcar granulada. Deberá batir el azúcar y la mantequilla hasta que la mezcla esté cremosa.

Huevos: Necesitarás dos huevos grandes para esta receta. Los huevos se combinan con la mantequilla y el azúcar. La mezcla puede parecer un poco cuajada, esto está bien. Cuando mezcles la harina todo se incorporará.

Extractos y sabores: Mi receta básica de biscotti usa extracto de vainilla. También puede agregar extracto de almendra o extracto de anís, ambos sabores clásicos de biscotti. Puede agregar un poco de ralladura de naranja o de limón a los ingredientes húmedos si desea un sabor cítrico en sus biscotti.

Harina, levadura y sal: Utilizo una combinación de harina de trigo integral blanca y harina para todo uso en mi receta de biscotti. Me gusta la profundidad de sabor que la harina de trigo integral agrega a estas galletas, y me gusta incorporar nutrientes adicionales siempre que puedo. Puede reemplazar la harina de trigo integral blanca con harina para todo uso si eso es todo lo que tiene a mano.

El polvo de hornear ayuda a que la masa suba. Agregar sal a los productos horneados realza el sabor.

Nueces, chispas de chocolate, frutos secos y otros complementos: ¡Esta es la parte divertida! Puede ser creativo con sus mezclas para crear su propio sabor a biscotti. Recomiendo limitarse a 1 1/2 tazas o menos mezclas totales. Pruebe las almendras, nueces, nueces, pistachos, chispas de chocolate, cerezas secas o arándanos secos.


Resumen de la receta

  • 1 taza de almendras rebanadas blanqueadas
  • 3 huevos grandes
  • 1 ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de extracto de almendras
  • 2 ¼ tazas de harina para todo uso
  • ¾ taza de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • ⅛ cucharadita de sal

Precaliente el horno a 350 grados F (175 grados C). Extienda las almendras en una bandeja para hornear.

Tostar las almendras en el horno precalentado hasta que estén ligeramente doradas y fragantes, de 8 a 10 minutos. Deje que las almendras se enfríen.

Reduzca el calor del horno a 300 grados F (150 grados C). Engrase ligeramente una bandeja para hornear.

Batir ligeramente los huevos, el extracto de vainilla y el extracto de almendras en un bol. Combine la harina, el azúcar, el polvo de hornear y la sal en otro tazón. Bate gradualmente la mezcla de huevo en la mezcla de harina con una batidora eléctrica hasta que la masa se una. Agregue las almendras tostadas y mezcle hasta que se incorporen.

Coloque la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y forme un tronco de 3x14 pulgadas con la masa. Transfiera el tronco a una bandeja para hornear preparada.

Hornee en el horno precalentado hasta que esté firme al tacto, de 30 a 40 minutos. Deje que el tronco se enfríe sobre una rejilla de alambre durante 10 minutos. Transfiera el tronco a una tabla de cortar y córtelo en rodajas de 1/2 pulgada de grosor con un cuchillo de sierra. Regrese las rebanadas de biscotti a la bandeja para hornear, con el lado cortado hacia arriba.

Regrese los biscotti al horno y hornee hasta que los biscotti estén firmes al tacto, aproximadamente 20 minutos. Voltee cada galleta y continúe horneando hasta que esté tostada, unos 20 minutos más. Enfríe los biscotti completamente antes de guardarlos en un recipiente hermético.


Las mejores recetas auténticas de Giada en Italia

Desde pasta apetecible hasta cócteles refrescantes, echa un vistazo a las comidas y bebidas clásicamente italianas de la tierra natal de Giada De Laurentiis.

Relacionado con:

Orzo Cremoso con Prosciutto y Guisantes

Una rica mezcla de huevos y queso parmesano con nueces se convierte en una salsa sedosa para esta pasta rápida, equilibrada con prosciutto salado y chalotes salteados dulces.

Espárragos asados ​​con huevo frito crujiente

Los espárragos ya no son solo una guarnición. Cuando lo cubras con un huevo frito, ¡se puede disfrutar para el desayuno, el almuerzo o incluso una simple cena!

Masa para pizza

Si nunca ha hecho masa de pizza desde cero, la receta fácil de Giada es un lugar ideal para comenzar. Está hecho con solo cinco ingredientes cotidianos.

Tostada de chocolate y ricotta

No solo para cubrir la pasta, la ricota también puede ser dulce. Aquí Giada mezcla el queso cremoso con canela y azúcar, luego lo unta sobre pan tostado y lo termina con chocolate para un postre extra especial.

Bruschetta de burrata y fresa

Los tomates y las fresas pueden parecer una combinación poco probable, pero confíe en Giada cuando dice que funcionan bien juntos, especialmente cuando tiene en sus manos los mejores tomates dulces y jugosos de summer & rsquos.

Pizza de salchicha y brócoli

Deje que la salsa de tomate se enfríe por un tiempo para que los sabores tengan la oportunidad de combinarse, lo que finalmente le dará una pizza más deliciosa.

Bizcocho con Limoncello Zabaglione

Zabaglione es una natilla italiana ligera, y Giada le pone limoncello, un licor italiano dulce. Es la manera ideal de terminar una rebanada de rico bizcocho.

Dip de Aguacate y Frijoles Blancos

Este aperitivo súper fácil se sirve mejor con verduras y pan tostado para mojar. ¡Todo lo que necesitas son 10 minutos y un procesador de alimentos!

Torrone 'lío'

Similar a un Eton mess, que es un postre británico con fresas y crema, la receta de Giada & rsquos celebra los sabores de un Torrone, una popular barra de chocolate italiana. Hay mucha crema de malvavisco dulce, almendras crujientes y chocolate negro.

Spritzer Slushy

Este granizado de cítricos veraniego se remata con un poco de prosecco para darle un acabado brillante.

Pappa al Pomodoro

"La sopa terminada debe ser sedosa y espesa", señala Giada de esta reconfortante receta, que obtiene su textura abundante de una base de pan. Mientras se cocinan con los tomates y el caldo, los cubos de pan absorben la humedad y adquieren un sabor intenso.

Cannoli de mousse de chocolate y almendras

Se trata del relleno de estos impresionantes cannoli. La crema batida de chocolate y la ricotta con amaretto se combinan para crear la mejor mezcla definitiva.

Sándwiches de helado de chocolate

El pan dulce de frutas y nueces reemplaza las galletas habituales en estas golosinas de cuatro ingredientes. Las rebanadas se untan con untado de chocolate y avellanas antes de colocar un relleno de helado tachonado de dulces.

Espárragos con Ensalada de Melón a la Parrilla

Asar rápidamente el melón aumenta la dulzura natural de la fruta. Giada convierte el melón en una sabrosa ensalada al mezclarlo con tomates cherry frescos, menta y pasta de chile.

Espaguetis con Chianti y Habas

La salsa de pasta con queso de Giada no solo tiene el sabor terroso del vino Chianti, sino que los fideos en sí también tienen sabor. Giada hierve la pasta en una mezcla de vino y agua, que aporta sabor y color a los espaguetis.

Chianti Affogato

Los affogatos tradicionales incluyen gelato o helado con un chupito de expreso, pero Giada omite el café en un sabor de vino tinto caliente con especias de canela, que combina bien con una bola de rico helado de vainilla.

Dip de Aguacate y Frijoles Blancos

Listo para comer en solo 10 minutos, este chapuzón fresco es lo último en aperitivos de última hora. A Giada le gusta servirlo con verduras crudas y pan crujiente para mojarlo fácilmente.

Cangrejo Arancini

Mezcladas con parmesano de nuez y salpicado de cangrejo fresco, estas bolas de arroz empanizadas se fríen rápidamente hasta que estén crujientes por fuera y cremosas por dentro.

Caldo de Prosciutto con Farro y Espinacas

Esta es la receta de sopa que no sabías que te estabas perdiendo. El caldo profundamente sabroso a base de prosciutto se cuece a fuego lento con tomillo fragante y una cáscara de parmesano, que imparte un sabor salado y a nuez mientras se cocina. En lugar de los fideos habituales, hay farro masticable, un auténtico grano italiano. No opte por hacer las papas fritas con queso parmesano, esas rondas doradas y crujientes que adornan cada tazón, ya que tienen un gran impacto tanto de textura como de sabor.

Hongos chamuscados con rúcula marchita

Cuando crea que no hay tiempo para hacer una guarnición, busque los champiñones de 15 minutos de Giada. Estas bellezas terrosas se cocinan rápidamente y luego se mezclan con algunas mezclas listas para usar: arándanos secos masticables, nueces crujientes y rúcula picante.

Tostada de frutas italiana

No solo para la sabrosa bruschetta, las rebanadas de pan tostado también pueden convertirse en postre. Giada espolvorea ciabatta con azúcar antes de caramelizar el pan, y después de eso, se trata de los aderezos. Una mancha de ricotta proporciona una riqueza cremosa, mientras que las bayas frescas proporcionan un toque brillante.


Biscotti de pan de jengibre crujiente y crujiente (Paleo, sin gluten)

Amo ser bueno en las cosas. A veces, sin embargo, soy increíblemente bueno en cosas que no debería ser.

Como NO estar al día con los amigos.

No es que sea antisocial (lo que soy hasta cierto punto & # 8211 viene con el territorio de ser introvertido).

Estoy ocupado. Como son mis amigos. Cuando éramos todos jóvenes y solteros, era fácil estar juntos.

& # 8220¿Quieres ir a tomar unas copas esta noche? & # 8221

Una vez que tienes hijos, la conversación es más como “¿Quieres invitar a toda la familia a cenar dentro de 3 meses? Tendremos que empezar a las 4 p. M. Para que los niños se vayan a dormir a las 8. "

La mitad del tiempo incluso planificamos las cosas con mucha anticipación y luego el día antes de que alguien tenga que cancelar porque Fulano de Tal está enfermo o se ha reprogramado un partido de fútbol para ese momento.

Uno de mis amigos y yo hemos estado tratando de reconectarnos durante meses de esta manera y finalmente, nos dimos cuenta de que simplemente no iba a suceder. Nuestros hijos simplemente tienen demasiadas cosas en juego y si esperáramos el momento perfecto, nunca nos veríamos. En cambio, la invité a tomar un café.

El lado perfecto para el café

No puedes invitar a alguien a tomar un café, ¿verdad? Es una especie de requisito tener un delicioso producto horneado para acompañar ese café. Quería un biscotti crujiente para mojar en mi bebida porque es el epítome de la comodidad. Sumérjase, charle, beba, ríase, haga crujir, sienta esa conexión con un amigo perdido hace mucho tiempo.

Mi amiga no es Paleo y ni siquiera está libre de gluten, así que tuve que servirle algo que ella querría devorar. Una versión paleo-izada y empapada de un biscotti ciertamente no funcionaría. Pero tampoco podría correr a Starbucks para comprarlo porque no puedo comer gluten.

Así que me puse el delantal y me puse a trabajar, haciendo un biscotti de pan de jengibre Paleo del que podría estar orgulloso. Uno crujiente y crujiente que se puede sumergir en café y saborear.

La receta que se me ocurrió fue todo eso. Crujiente, delicioso, la cantidad justa de especias de pan de jengibre. Mira esta nitidez:

¿La cita del café con mi amigo? Fue increíble. Se sintió tan bien verla y ponerme al día. Volvimos a nuestras bromas familiares, disfrutando de la facilidad de la conversación mientras nos sentábamos cómodos y cómodos en mi cocina, bebiendo nuestras bebidas y comiendo nuestro bocadillo.

Además, le encantaron los biscotti (ni siquiera sabía que era Paleo hasta que se lo dije).

Extraño poder conectarme con amigos como este de forma regular, pero es bueno saber que tengo una opción fácil para invitar a alguien a tomar un café y un regalo. Además, me reconforta el hecho de que, aunque necesito seguir una dieta restrictiva debido a mis problemas autoinmunes, todavía puedo disfrutar de estos pequeños momentos íntimos que involucran un bocadillo favorito.

Por una vez en mi vida, en realidad estoy difícil ser malo en algo. ¿Mi increíble habilidad para no conectarme con amigos? Con suerte, lo haré completamente mal pronto.

Aquí hay un video de Facebook Live que hice sobre cómo hacer estas deliciosas golosinas (está en YouTube para que todos puedan ver):


Resumen de la receta

  • 6 tazas de arroz para sushi cocido, enfriado
  • 3 cucharadas de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de azúcar granulada
  • 1 cucharada más 1/8 cucharadita de sal kosher
  • Spray para cocinar
  • 3 cucharadas de aceite de canola

Forre un molde de un cuarto de hoja con borde con envoltura de plástico, dejando 2 pulgadas de saliente en todos los lados. Coloque el arroz en un tazón grande. Mezcle el vinagre de arroz, el azúcar y la sal en un tazón pequeño hasta que la sal se disuelva. Rocíe sobre el arroz, doble suavemente. Coloque ligeramente el arroz en una taza medidora seca de 1 taza y colóquelo en el molde preparado. Repita con el arroz restante, creando 2 filas de 3. Humedezca las manos ligeramente y presione suavemente el arroz para formar una capa uniforme. Coloque otro trozo de envoltura de plástico directamente sobre la superficie del arroz y presione firmemente en una capa compacta y uniforme (de 1/2 pulgada a 5/8 de pulgada de espesor). Doble la envoltura de plástico que sobresale sobre la parte superior, presionando suavemente en la parte superior y alisando los bordes exteriores. Deje enfriar durante 8 horas o durante la noche.

Precaliente el horno a 475 ° F con parrillas en el tercio medio e inferior del horno. Retire la bandeja para hornear del refrigerador. Desenvuelva la envoltura de plástico y retire la parte superior del arroz invertido sobre una superficie de trabajo. Retire la envoltura de plástico de la parte posterior. Córtelo en aproximadamente 56 piezas (1 1/2 x 1 pulgada). (Para rebanadas limpias, sumerja un cuchillo en agua tibia y límpielo con frecuencia). Cubra ligeramente la parte superior de las piezas de arroz con aceite en aerosol. Cepille 2 bandejas para hornear con borde de manera uniforme con aceite. Coloque 28 trozos de arroz, aceite en aerosol y los lados recubiertos con ndash hacia abajo, en cada bandeja para hornear engrasada. Hornee en horno precalentado hasta que esté crujiente y ligeramente dorado, de 14 a 20 minutos. Voltee y cubra inmediatamente.


Déjame guiarte a través de la receta con esto. VIDEO paso a paso.

Cocine la pasta en una olla grande con agua hirviendo con sal. Escurrir, reservando 1/2 taza del agua de cocción.

Para el pan rallado. Caliente una sartén grande a fuego medio y agregue el aceite de oliva. Una vez caliente, agregue el panko y cocine mientras revuelve constantemente durante 4 minutos hasta que esté tostado y dorado. Condimentar con sal y pimienta. Retirar de la sartén a un plato.

En la misma sartén, caliente el aceite de oliva y la mantequilla. Agregue la panceta, cocine hasta que esté crujiente y dorado, revolviendo ocasionalmente, durante unos 5 minutos. Agregue el ajo, cocine por 2 minutos más. Agregue los guisantes y sazone con sal, pimienta negra y hojuelas de pimiento rojo. Saltee durante 3 minutos, revolviendo de vez en cuando.

Agregue la pasta cocida y el parmesano, mezcle y agregue un chorrito de agua de cocción. Revuelva hasta que la pasta esté cubierta con salsa de mantequilla.

Dividir en tazones, servir con pan rallado crujiente. ¡Disfrutar!

Y & # 8230SI TE ENCANTA ESTAS RECETAS … Considere apoyar mi trabajo solo por el costo de una taza de café.

Si prueba esta receta, ¡avíseme! Deja un comentario y no olvides etiquetarme en tu foto en Instagram con @anna_s_table o mencionar con #servingdumplings Me encantaría ver lo que estás haciendo. ¡Feliz cocina!

Regístrate en mi BOLETIN INFORMATIVO para recibir las últimas recetas directamente en su bandeja de entrada.


`` Esta es la forma definitiva de hacer ñoquis. Solía ​​sentarme en el regazo de mi abuela mientras ella me enseñaba a enrollar la masa. La mejor manera de asegurar ñoquis ligeros es cocinar en seco las papas. Luego, envíelos en arroz o páselos por un molino de alimentos. El macerado regular deja demasiados grumos, lo que dificulta el enrollado de la masa. & Quot


Cómo hacer biscotti

Biscotti es una galleta única en la forma en que se mezcla y hornea. No se incluye en ninguno de los otros métodos de mezcla de galletas, sino que tiene su propia técnica que se puede utilizar en todos los ámbitos para cualquier tipo de biscotti.

Paso 1: tamizar los ingredientes secos

Tamice todos los ingredientes secos, incluido el azúcar, en un tazón grande para mezclar. Esto aireará el ingrediente seco y ayudará a mantener esta galleta crujiente ligera y tierna. Si no tiene un colador, puede mezclar bien los ingredientes.

Paso 2: mezcle los ingredientes húmedos

En un tazón pequeño aparte, mezcle los ingredientes húmedos hasta que estén bien combinados.

Paso 3: agregue los ingredientes húmedos y amasar

Agrega los ingredientes húmedos a los secos para comenzar a juntar la masa. Estará algo peludo y seco. Amasar la masa en el bol muy brevemente hasta que se forme una masa suave.

Paso 4: Forme troncos para el primer horneado

Divida la masa en dos y transfiérala a una bandeja para hornear forrada de pergamino. Dale forma a la masa en leños con las manos. La masa se hornea en grandes leños y luego se corta en rodajas después del primer horneado.

Paso 5: primer horneado

Hornee los leños de biscotti hasta que los bordes estén crujientes y los centros aún estén suaves pero hinchados.

Paso 6: segundo horneado en rebanadas y amplificador

Cuando los troncos se hayan enfriado un poco (lo suficiente para manipularlos), use un cuchillo de sierra para cortarlos en diagonal a lo largo del lado corto en rodajas de 1/2 y # 8243 (1,5 cm).

Regrese las rebanadas de biscotti a las bandejas para hornear, con el lado cortado hacia abajo y hornee a baja temperatura hasta que estén secas y crujientes.


Ver el vídeo: Gigione-Te piace obiscotto (Mayo 2022).