Nuevas recetas

Los secretos de la dieta italiana

Los secretos de la dieta italiana


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La venerada dieta italiana "tradicional" incluye muchos almidones, aceites, carnes rojas y vino. Sin embargo, no parece impedir que muchos italianos vivan hasta una edad avanzada.

Es innegable que las tasas de obesidad en Italia han aumentado en los últimos años, en gran parte debido al creciente gusto por la comida rápida y un estilo de vida más sedentario. Alrededor del 40% de la población adulta tiene sobrepeso u obesidad, pero aún es relativamente bajo en comparación con el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia. Sin embargo, habiendo dicho todo esto, la cocina tradicional italiana todavía se honra, y hay mucho que podemos aprender de ella.

Ingredientes

Hay muchas cosas buenas en la dieta italiana además de las que vienen a la mente de inmediato. De hecho, incluye una gran cantidad de verduras frescas y sabrosas en un arco iris de colores, que brindan una gran variedad de fantásticas vitaminas y minerales. El aceite de oliva de buena calidad es en realidad una gran fuente de grasas monoinsaturadas que reducen el colesterol; los cereales integrales proporcionan fibra vital y vitaminas B; y un poco de proteína magra ayuda a mantener las células y mantener a las personas satisfechas, ya sea en forma de carne, pescado o legumbres y frijoles que hacen que platos simples como la ribollita sean tan abundantes y reconfortantes.

Porciones

Los italianos tradicionalmente comen porciones más pequeñas que las comparativamente grandes del Reino Unido. Es poco probable que un italiano se siente regularmente ante una enorme montaña de pasta empapada en una salsa cremosa y con toda su grasa; sería mucho más probable que se metiera en un tazón más pequeño y lo acompañara, o lo siguiera, con algunas deliciosas verduras frescas o un ensalada, y quizás un pequeño trozo de carne o pescado.

Esto es algo que Jamie ha recreado en sus restaurantes italianos al ofrecer porciones más pequeñas de los deliciosos platos de pasta para que los comensales puedan elegir una comida más ligera. Acompáñelos con una deliciosa ensalada o una guarnición de verduras para una comida que lo dejará lleno, pero cómodo. ¿Por qué no intentarlo la próxima vez que lo visite?

Tiempo

Una comida tradicional italiana debe ser una ocasión placentera que se disfruta en buena compañía de familiares o amigos.

Muchos de nosotros tenemos vidas tan ocupadas y agitadas que la comida es a menudo una ocurrencia tardía, y la comodidad se convierte en el principal objetivo a la hora de comer. No es raro devorar comidas frente al televisor o en nuestros escritorios frente a las pantallas de las computadoras.

Sin embargo, dedicarnos un tiempo a las comidas nos permite registrar correctamente cuándo hemos comido lo suficiente, por lo que es mucho menos probable que comamos en exceso; el cerebro puede tardar unos 20 minutos en procesar y enviar señales al cuerpo para avisarnos. Estaban llenos. Disminuir la velocidad y tomarse su tiempo cuando come, y estar atento a saborear y disfrutar su comida, no solo hace que la comida sea más satisfactoria, sino que también significa que es mucho menos probable que busque la lata de galletas más tarde.

En general, la comida en Italia tiende a ser comida casera más simple, en lugar de las comidas preparadas procesadas que tan a menudo llenan nuestros refrigeradores. Se anima a los niños a ayudar con la preparación de las comidas para mantener vivas las habilidades y tradiciones culinarias y transmitir sus conocimientos a la siguiente generación.

Dondequiera que estés en el mundo, echa un vistazo al libro de los italianos este fin de semana: lleva a los niños a la cocina para que te ayuden a preparar una comida deliciosa y sencilla, y pasa un rato disfrutándola en compañía de tus personas favoritas.

Si está atrapado en ideas, por qué no echa un vistazo a nuestra colección de recetas e ideas italianas, o diríjase a un Jamie's Italian cerca de usted para degustar algunos platos fantásticos inspirados en lo mejor de la cocina italiana.

¡Viva Italia!


La vida secreta de ciabatta

Entonces, ahí está, Sicilia, 1860, hacia la hora del almuerzo. Garibaldi está forjando heroicamente una democracia moderna a partir de sangre, pólvora y acero, pero empiezas a sentir un poco de hambre. Al diablo con el Risorgimento, ¿qué hay en la bandeja del pan? O retroceda más allá, a algún humilde pueblo toscano alrededor de 1480, la hora del té. A medida que la pintura se seca en las obras maestras del Renacimiento, te diriges a la osteria local para un bocado rápido y una jarra de Chianti. Y que comes Comida campestre abundante, honesta, por supuesto, queso de cabra, tal vez un poco de jamón seco, probablemente algunas aceitunas negras, todo, sin duda, acompañado de una generosa losa de ciabatta marrón dorado, orgullo de simple campesino secado al sol y folklore. básico de las mesas italianas desde que los visigodos saquearon Roma. Bueno, tal vez no.

Como en la vida, así en el ámbito del pan: no todo es lo que parece. Porque la ascendencia de al menos una forma de ciabatta, el pan largo, plano y de aspecto rústico que toma su nombre de la palabra italiana para la zapatilla a la que supuestamente se parece, se remonta no a la era de la Capilla Sixtina, sino a los días. de Spandau Ballet. En resumen, el alma del pan que se vende en Gran Bretaña bien puede estar en los años ochenta.

Desde 1985, cuando Marks & amp Spencer presentó la ciabatta a los compradores británicos, hemos estado comiendo cada vez más. Lanzado para capitalizar nuestro gusto en rápida evolución por la cocina rural mediterránea, el pan pronto se convirtió en el orgullo de la madre de las clases parlanchinas. Para cuando Nessun Dorma sonó desde Italia '90, era uno de los alimentos 'exóticos' más populares. Ahora es una parte establecida del repertorio de repostería británico y se puede encontrar, de una forma u otra, en todas partes, desde las principales cadenas de supermercados hasta bares de pie.

A primera vista, este éxito es un poco extraño. Solo mira la cosa. Para empezar, es una forma ridícula. No tiene sentido cortarlo como lo haría, por ejemplo, una hogaza de hojalata para un sándwich: un par de las astillas de pan resultantes ofrecerían poco refugio para su tocino o queso cheddar, y la mayoría de los rellenos se derrumbarían violentamente en los bordes. Sin embargo, cortar horizontalmente puede ser un negocio arriesgado, que requiere habilidades avanzadas con el cuchillo para retener los dedos superiores. Y luego está el nombre. Si esa es la forma de una zapatilla, entonces la carne Wellington es algo que se pone en los pies cuando está embarrado afuera. Entonces, ¿por qué lo compramos? Parte de la respuesta radica en la historia de amor de Gran Bretaña con la comida italiana de nuestra isla húmeda y pesada, la dieta mediterránea significa pureza, salud y, sobre todo, tradición culinaria. Para los compradores del Reino Unido, Italia es tomates secados al sol, pesto rojo y lollo rosso, solo que no lo es, porque es tan probable que encuentres a un italiano comiendo cualquiera de estos como a un ucraniano comiendo pollo kiev. Así que está la ciabatta, por toda nuestra tierra, brotando de cestas de mimbre étnicas y vestida con aceitunas y hierbas como recién entregada por un umbro espolvoreado con harina en una bicicleta. ¿Cómo llegamos a este estado de cosas? Armado con la simple espada de la verdad, el Guardián siguió el aroma del pan horneado. Fue un viaje que pronto se desvió hacia la geoeconomía de la posguerra, el nacionalismo desenfrenado y llevó, en última instancia, al contacto con Mr. Big de la industria de la ciabatta global.

Julio de 1982. Israel invade el Líbano, Gran Bretaña declara el fin de las hostilidades en las Malvinas y, en un molino de Adria, una ciudad cercana a Venecia, un pequeño grupo de expertos en harinas dedicados a la harina habla de la masa. Uno de ellos, Arnaldo Cavallari, un molinero de casi cuarenta años, está especialmente emocionado. Durante años, Roma solo pudo mirar, horrorizada, cómo las importaciones de baguette a gran escala de Francia amenazaban con monopolizar el lucrativo mercado de sándwiches en Italia. Era hora de devolver el golpe con un producto igualmente viable comercialmente. Después de pasar semanas probando nuevas mezclas de masa y tiempos de horneado, refinando y adaptando los panes regionales existentes y usando su propia harina rica en minerales y gluten, Cavallari creó el pan de bocadillo exclusivo de Italia. Lo llamó Ciabatta Polesano. Fue aclamado como el pan que salvó a Italia y sacudió al mundo de los sándwiches.

"Yo inventé la nueva ciabatta", dice Cavallari en voz alta y orgullosa. 'Usé una masa muy suave, húmeda, con mucha agua, muy aguada. Es el mejor pan, por supuesto. Todos mis panes están hechos con cosas naturales, por eso sabe bien. Estoy tocando el cielo. Estoy tan feliz de que sea tan bueno, de que le haya ido tan bien en todas partes. Pero cuando lo inventé, lo miré y pensé: '¿Cómo puedo llamarlo?' Entonces pensé que es similar a una zapatilla, entonces pensé 'ciabatta'. Por derechos de autor, registré el nombre ciabatta junto con Polesano, el nombre del área donde trabajo. En 1989, registré el nombre 'Ciabatta Italiana'. Es el mejor pan '. La empresa de Cavallari, Molini Adriesi, ahora licencia la producción de su ciabatta en 11 países. Sin embargo, según al menos un chef italiano con sede en Londres, un pan llamado ciabatta ha existido durante generaciones. "La gente puede decir lo que quiera", dice Cavallari. Alguien podría decir que recuerda haberlo comido en la década de 1940, pero tienen que presentar la prueba. No hay duda de que esa receta ha existido antes. Armado con una nueva receta de ciabatta y aclamado por algunos como el salvador de la industria del pan italiana, Cavallari comenzó a predicar el mensaje. Todavía lo hace. "Mi ciabatta tiene el sabor de un pan a la antigua", dijo entusiasmado por la línea telefónica desde su sede de alta fibra. Le recuerda a la gente los panes más antiguos, los que se elaboraban con ingredientes naturales, sin productos químicos. Los miércoles por la tarde, doy una clase de ciabatta, para personas que quieran conocerlo. Lo prueban fresco y dicen: '¡Mamma Mia, esto es bueno!' En Gran Bretaña, la ciabatta se fabrica casi universalmente a escala industrial, principalmente por un puñado de grandes panaderías que también abastecen a los supermercados con otros panes italianos y no italianos. Esto no quiere decir que la producción en masa no sea buena, es solo, bueno, producción en masa.

Es hora de buscar a Dan Lepard, consultor de Baker & amp Spice en Kensington, una panadería y tienda compacta que está haciendo algunos de los mejores panes de Londres. En los últimos años, Lepard, de 34 años, se ha convertido en el proveedor favorito de pan para restaurantes de mesa alta como St John, Mezzo, River Cafe, Le Gavroche y Zafferano. También se ha vuelto crítico con la producción de pan a escala industrial y la influencia del establecimiento de panificación de Gran Bretaña en nuestra dieta. ¿Qué hace con ciabatta, un pan nuevo que se hace pasar por uno viejo que es nuevo? "Todos los panes útiles, los diseñados para rellenar, son recientes", dice Lepard. “Han surgido en los últimos 50 años. Pero no hay nada de malo en eso, con la invención. Es bueno experimentar. Granero, por ejemplo, era una marca. Bien, es un pan maravilloso, pero fue inventado. En Italia, querían un pan que pudieras llenar, pero no formaba parte de su tradición. Entonces hicieron uno. Aquí anuncian que una ciabatta está hecha con aceite de oliva virgen extra. ¿Necesita aceite de oliva virgen extra? No, pero lo ayuda a venderse en Gran Bretaña y también aumenta el precio ''. De todos los alimentos, dice Lepard, ninguno está tan envuelto en historia falsa y tonterías en general como el pan. Los panaderos aman los mitos. Por ejemplo, existe el mito de la generación, el de ser un panadero de larga data. Pero el hecho de que seas un panadero de la undécima generación no significa que seas bueno. O, en el cambio de siglo, se dio el caso de que un francés simplemente se presentara en Londres y se ofreciera a sí mismo como un "panadero experto" francés y se le daría un trabajo sobre esa base. Pero luego se convertiría en una basura. En la planta baja de Baker & amp Spice, el horno victoriano está encendido y brillando muy bien. Lepard ha estado ocupado. Una bandeja grande que contiene una losa plana de masa de ciabatta pálida y húmeda espera a ser horneada. Se han formado sus característicos agujeros y toda la construcción es resbaladiza. Entonces, ¿un pan de precio premium cuyos componentes clave son el agua y los agujeros se está convirtiendo en un favorito de la panadería? - seguramente no. Cuando el indicador de temperatura alcanza los 550 grados, se libera una fina pulverización de agua en el horno. A través de una mirilla, el interior parece un infierno tropical. Se levanta la escotilla de hierro, se empuja a los desventurados proto-ciabatti en 2 metros y se baja la escotilla con un ruido sordo. Veinte minutos más tarde, la comida completamente formada se retira del fuego.

Se pusieron de color gris cremoso y se derramaron y salieron dorados y crujientes y en forma de pajarita. Y saben como los mejores que puedes comprar. "Por alrededor de £ 10, puede obtener un excelente pan y un muy buen vino", reflexiona Lepard. Y cuando sabe tan bien, es una comida fantástica en sí misma. No necesita nada con él '. Bastante, pero luego fina, crujiente, sospechosamente apilable ciabatta es, seamos sinceros, apenas un pan en absoluto. Y ese es el verdadero secreto de su éxito: es el pan perfecto para las personas a las que no les gusta el pan, y un pan adorablemente imperfecto para las que sí.


19 recetas italianas de imitación que son mucho más saludables que las que se obtienen en los restaurantes

Realmente nunca hay un mal momento para la comida italiana. Ya sea que esté planeando una cita nocturna elegante, necesite una cocina que complazca a la multitud para una cena grupal o simplemente desee una porción informal de pizza, puede contar con el italiano como una apuesta bastante segura y satisfactoria.

Dicho esto, no vamos a mentir: mucha de la comida en los restaurantes italianos estadounidenses en estos días puede hacerte sentir como si tuvieras una gran roca en el estómago, gracias a que tienes muchos carbohidratos, estás empapado de ricos lácteos y a menudo bastante carnoso.

Pero no tiene por qué ser así. Desde berenjena a la parmesana hasta risotto, estas recetas toman algunos de los elementos de menú más comunes en los restaurantes y les dan un toque más saludable. ¡Buon apetito!

1. Bolas de arroz italiano al horno con salsa marinara cremosa

Teniendo en cuenta que suelen estar fritos y llenos de queso, nada de las bolas de arancini tradicionales es tan saludable (o vegano). Sin embargo, son deliciosos, por lo que es imprescindible volver a crearlos. Esta receta usa levadura nutricional para el factor cursi y hornea las bolas para mantenerlas prácticamente libres de aceite. ¿Qué podría hacerlos aún mejores? Una salsa marinara, hecha cremosa con la adición de tahini para mantener todo libre de lácteos.

2. Sopa de Minestrone fácil y saludable

La sopa minestrone en los restaurantes generalmente contiene macarrones tubulares o de concha, pero cuando es su cocina, es su elección, ¿por qué no cambiar las cosas con espaguetis sin gluten cortados en tiras más cortas? Además, si bien la mayoría de las versiones de esta sopa contienen una tonelada de ingredientes, esta adopta el enfoque de "menos es más" y se basa en menos de 10 componentes principales para crear una sopa vegetariana bien sazonada y súper saciante.

3. Ensalada Caprese picada

El rey de todas las ensaladas italianas también es probablemente una de las más simples y satisfactorias. En los restaurantes, lo encontrará presentado como rodajas gruesas de tomate y mozzarella, con hojas de albahaca en el medio y una llovizna balsámica encima. Esta versión lo sirve de forma ligeramente diferente, con tomates cherry, bolas de queso, hierbas picadas y reducción balsámica, todo mezclado en un tazón. Tenga la seguridad de que de esta manera sabe igual de bien, si no mejor.

4. Sopa de pasta fagioli sin gluten

Esta sopa de pasta y frijoles generalmente se puede considerar como un entrante saludable en la mayoría de los restaurantes italianos, pero prepararla en casa garantiza el control de calidad de cada ingrediente. Esta receta utiliza verduras frescas y frijoles enlatados, mientras que opta por la pasta sin gluten y cambia el tocino por carne molida para que sea un plato más sustancioso.

5. Sopa de boda italiana más saludable

Las claras de huevo, la avena en lugar de las migas de pan blanco y el pollo molido magro en lugar de la carne para las albóndigas hacen que esta sopa de bodas italiana sea mucho más ligera que la normal, mientras que el cuscús perlado en lugar de la pasta simplemente cambia las texturas. Además, mientras que la mayoría de las sopas para bodas usan espinacas o escarola como su verde preferido, esta opta por la col rizada para un bocado más masticable y toneladas de vitaminas.

6. Ensalada Copycat Olive Garden

Pocos restaurantes son memorables por sus ensaladas, pero el montón de verduras con guarnición de queso y migas de pan de Olive Garden rociadas con aderezo cremoso es inmejorable. Si bien esta receta es súper fiel a los ingredientes de la ensalada (hasta las aceitunas negras y los pimientos pepperoncini), el aderezo tiene un enfoque algo más saludable, con la opción de yogur griego en lugar de mayonesa y presumiblemente menos azúcar.

7. Ensalada de antipasto más ligera

En los restaurantes, las ensaladas de antipasto son más como tazones de carne picada y queso con algunos pimientos. No éste. Con lechuga romana, tomates cherry, corazones de alcachofa, pimientos asados ​​y champiñones, las verduras son las estrellas aquí. Sin embargo, no se preocupe: el provolone, el jamón y el salami ciertamente hacen sentir su presencia, pero un poco de cada uno va más allá de lo que cree.

8. Penne Rosa

Claro, Noodles and Company no es el epítome de la auténtica comida italiana, pero no se puede negar que su plato de penne rosa es el tipo de comida increíblemente cremosa y cargada de carbohidratos en la que quieres plantar cara. Antes de hacerlo, prepare esta versión de imitación, que usa yogur griego en lugar de crema, pasta de trigo integral y mucha espinaca fresca para agregar fibra. Muy bien, ahora puedes plantar cara.

9. Boloñesa saludable

Esta receta boloñesa llena de verduras se destaca por ofrecer cuidadosamente varias formas de disfrutar este alimento básico de un restaurante italiano sin comprometer sus elecciones dietéticas. ¿Necesitas hacerlo Paleo? Sírvelo sobre fideos de calabacín. Elija pasta sin gluten si lo desea. ¿No eres carnívoro? Una lata de lentejas funciona muy bien en lugar de carne de res o pollo. No importa cómo elijas comerlo, no hay forma de que te equivoques.

10. Lasaña fácil y saludable

Montones de queso. Un relleno carnoso. Láminas gruesas de pasta de harina refinada. ¿Cómo podrías curar la lasaña decadente? Para empezar, coloque capas de verduras en rodajas entre los otros ingredientes. Luego, sustituya el requesón por el requesón. Con solo esos dos simples ajustes, puede convertir este restaurante favorito en una comida que no tiene que guardar para ocasiones especiales.

11. Imitación de Domino's Thin Crust Pizza

Deja ese menú para llevar en el cajón. En su lugar, puede extender una masa de pizza, cubrir con capas las coberturas y hornear todo, ¡todo en solo 20 minutos! ¿No lo cree? Pruébelo usted mismo y háganos saber cómo funcionó entre bocados de corteza fina y crujiente, salsa de tomate jugosa y queso pegajoso.

12. Fácil berenjena a la parmesana

La berenjena absorbe el aceite como una esponja, lo que significa que freírla, como se hace con el Parm de berenjena común, esencialmente equivale a comer grandes cantidades de grasa adicional que puede hacer que te sientas pesado y mareado (¡y eso es antes de agregar el queso!) . Para obtener resultados igualmente deliciosos pero sin el coma alimenticio, esta receta asa las rodajas de berenjena sin empanizarlas, usa rodajas finas de queso en lugar de capas enteras y opta por una cobertura ligera de pan rallado.

13. Saludable espagueti italiano a la carbonara

Con queso, huevos, tocino y pasta, ya veces incluso con crema, la pasta carbonara es básicamente el plato que inspiró este artículo. Dale un cambio de imagen con tocino de pavo, menos queso y pasta de trigo integral sin perder la salsa asesina que crea la yema de huevo. Eres bienvenido.

14. Risotto Alla Milanese

Es posible que no piense en un risotto de lujo como el tipo de comida que puede cocinar en casa, pero no solo es posible, ¡también es un esfuerzo rápido de 20 minutos! Con una pizca de azafrán, un chorrito de vino blanco y suficiente mantequilla y queso, tiene todos los ingredientes que necesita para lograr la calidad de un restaurante sin tanta riqueza.


Recetas

Si está buscando recetas italianas impresionantes que le lleven el auténtico sabor de Italia al corazón de su hogar, es difícil superar la cocina inspiradora de Gino D’Acampo, el chef italiano más popular del Reino Unido.

Las recetas italianas de Gino son un verdadero homenaje al país de su nacimiento & # 8211 esto es cocina casera italiana como debería ser, utilizando deliciosos ingredientes frescos y con la sencillez de preparación en su esencia.

Gino hace que el arte de cocinar sea sencillo y alcanzable, lo que le permite crear una cocina italiana deliciosa que siempre tiene un gran sabor.

Ya sea que le apetezca un refrigerio ligero o una de las ricas y abundantes sopas de Gino & # 8211 o tal vez Salsicce e Lenticchie (¡la versión italiana de bangers 'n' mash!), encontrará todo lo que necesita aquí.

Y si está buscando la experiencia italiana completa, aquí es donde encontrará una gran variedad de ideas para el desayuno, el almuerzo y la cena. ¡Simplemente explore las recetas de Gino y comience a cocinar al estilo italiano real!

Puede buscar por categoría, tipo de plato, ingrediente principal y por el nombre de la receta. Sus opciones incluyen antipasti, entrantes, sopas, platos principales, acompañamientos y postres. será fácil de seguir y le garantizará el éxito en un plato.

¿Entonces, Qué esperas? Dejemos que & # 8217s entre en la cocina y empiece a cocinar fantástico comida & # 8211 estilo Gino!


Libros sobre la dieta mediterránea

El nuevo libro de cocina de la dieta mediterránea por Nancy Harmon Jenkins
¿Listo para subir tu apuesta Aegean? Jenkins & apos, recientemente revisado y actualizado, el libro de cocina de estilo mediterráneo logra hacer una cocina ya deliciosa aún más, con 250 recetas que van desde tapas españolas hasta tagine marroquí.

La dieta mediterránea por Marissa Cloutier y Eve Adamson
Cloutier, un dietista registrado, lo simplifica enfocándose en alimentos frescos, saludables, no procesados, simplemente preparados. Esta versión sencilla de los principios básicos es menos un programa de pérdida de peso y más un cambio de estilo de vida (que también puede ayudarlo a perder peso).


A menos que haya estado viviendo bajo una roca (o simplemente no se preocupe por su dieta), probablemente haya oído hablar de las Zonas Azules, áreas del mundo donde la esperanza de vida es mucho mayor en función de una serie de factores críticos. El autor más vendido del New York Times, Dan Buettner, ha estado escribiendo sobre Blue Zones durante casi dos décadas y acaba de publicar un libro, The Blue Zones Kitchen: 100 Recipes to Live to 100 que narra las dietas y los estilos de vida de los habitantes de Blue Zone, y cómo puede aumentar su esperanza de vida en el hogar.

“Mi experiencia particular es encontrar poblaciones estadísticamente superlativas y luego aplicar ingeniería inversa a lo que tienen que enseñarnos. Para las zonas azules, es la longevidad. Todo está respaldado por datos y basado en pruebas. Y aquí está el ah-ha contradictorio. Es que las personas en las Zonas Azules no hacen nada especial y no tienen genes especiales. Lo que sí tienen es un entorno que hace que la elección saludable sea inevitable. Esa es la respuesta de $ 64,000 a la pregunta de cómo hacer que los estadounidenses estén saludables ”, dijo Buettner.

Buettner centra gran parte de su investigación y una sección completa del libro en Cerdeña, Italia, específicamente seis pueblos de las tierras altas de Artzana, Baunei, Villagrande, Seulo, Urzulei y Talana, que se especializan en platos de longevidad como sopas minestrone que contienen aminoácidos saludables. - golosinas cargadas de ácido como frijoles, verduras y grandes dosis de fibra. “Casi todos estos pueblos tienen un minestrone, y tendemos a tener una idea bastante estática de lo que es un minestrone, pero la receta cambia enormemente de un lugar a otro. Estos minestrones generalmente se comen en el almuerzo y sobran para la cena y la mayoría de ellos son cócteles absolutos de longevidad. Con frijoles y cebada o algún tipo de pasta se obtiene una proteína mucho más saludable que con un bistec, por ejemplo ”, explica Buettner.

En su libro, Buettner establece muchos pros y contras de las dietas de longevidad y tiene una guía útil para llevarlo por el camino de la longevidad. “Una de las grandes revelaciones al escribir este libro, y la ciencia está avanzando en esta área, es que el extremo de nuestro tracto digestivo llamado microbioma tiene aproximadamente 100 billones de bacterias que, cuando se alimentan adecuadamente, producen estas bacterias de cadena corta. ácidos grasos que regulan la inflamación, la función inmunológica e incluso su estado de ánimo. Y lo único que comen esos 100 billones de bacterias es fibra. Entonces, si los está matando de hambre como lo hace si está comiendo hamburguesas y papas fritas y papas fritas y refrescos, no está produciendo estos ácidos grasos de cadena corta. Por otro lado, si está comiendo un minestrone sardo, con varias cepas de fibra, una de los frijoles, una del ajo, una de las verduras crucíferas, esto es un derroche de delicias y alimento para su microbioma que podría explica muy bien la longevidad en Cerdeña ".

Otros consejos del libro de Buettner incluyen alejarse de la carne, reducir el consumo de pescado, reducir los lácteos, reducir el azúcar y comer muchos frijoles y nueces. “Come carne menos de cinco veces al mes, ninguna si puedes hacerlo. El pescado tampoco es una parte importante de la dieta de la Zona Azul de Cerdeña. Comen alrededor de una taza de frijoles al día. Si puedes comer una taza de frijoles al día, probablemente valga unos cuatro años de esperanza de vida ”, dice Buettner.

Aunque las dietas de las Zonas Azules pueden parecer monótonas, Buettner explica que hacer que lo monótono sea delicioso es la clave para comer bien. Eso y una buena dosis de vino tinto Cannonau Sardinian. “En realidad, solo hay unos 20 ingredientes que estos sardos utilizan una y otra vez, y lo que estos sardos tienen es este genio que ha evolucionado a lo largo de generaciones sucesivas, en su mayoría ancianas, que toman estos ingredientes simples y los hacen saber bien. En cuanto al vino, en general, una o dos copas al día reduce la mortalidad más que no beber nada.

Específicamente, Cannonau o Bolvale de Cerdeña, que tienen algunos de los niveles más altos de procianidinas. Estos compuestos son un antioxidante que ha demostrado reducir la inflamación del endotelio. En otras palabras, calma el interior de nuestras arterias, lo que hace que sea menos probable que desarrollemos placas y, finalmente, ataques cardíacos. Y un par de vasos de vino Cannonau de alta calidad probablemente protejan el corazón ".

En pocas palabras, según Buettner (y la ciencia) que si usted, "... acepta una dieta completa basada en plantas, vivirá más tiempo. El siguiente paso es aprender a hacer que te sepa bien ". Afortunadamente, Buettner tiene un libro completo de 100 recetas para ayudarnos a guiarnos en el camino.


Los secretos de la dieta mediterránea. ¿Importa [sólo] el aceite de oliva?

La dieta juega un papel clave en el mantenimiento y funcionamiento óptimo de las células inmunes. El patrón dietético mediterráneo es un ejemplo de una elección prudente de estilo de vida y científicamente aceptado para ayudar a preservar la salud humana al proteger contra las principales enfermedades crónicas e inflamatorias. Las dietas mediterráneas (MedDiets) son característicamente altas en el consumo de frutas, verduras y ensaladas, pan y cereales integrales, patatas, legumbres / frijoles, frutos secos y semillas. Su característica central común es el uso de aceite de oliva como principal fuente de grasa. Los beneficios para la salud atribuidos al aceite de oliva están específicamente relacionados con la ingesta de aceite de oliva virgen extra (AOVE) por su alta calidad nutricional y múltiples efectos positivos en la salud. En general, los MedDiets tienen efectos directos (ácidos grasos monoinsaturados (MUFA), tocoferoles, polifenoles) e indirectos (grasas saturadas bajas, ácido linoleico / alfa linolénico bien equilibrado) sobre el sistema inmunológico y las respuestas inflamatorias. En el presente artículo, resumimos el conocimiento actual sobre el efecto del aceite de oliva per se y MedDiets en general sobre enfermedades inmunomediadas e inflamatorias, como la enfermedad coronaria (CHD) / enfermedades cardiovasculares (ECV), obesidad, diabetes tipo 2. , cáncer, asma y alergias.

Palabras clave: CHD / CVD alergia cáncer alimentos frescos inflamación síndrome metabólico ácidos grasos monoinsaturados obesidad aceite de oliva tradicional.

Declaracion de conflicto de interes

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Cifras

La pirámide de la dieta mediterránea con…

La Pirámide de la Dieta Mediterránea con el aceite de oliva como importante fuente de grasas nutricionales.…

La influencia de varios pasos del ...

La influencia de múltiples pasos de la dieta mediterránea (MedDiet) en el sistema inmunológico y ...


1) Alimentos frescos—Los italianos suelen preparar la comida a mano en lugar de comprar productos preenvasados ​​cargados con conservantes y azúcar. Consumen mucha fruta fresca, verduras, frijoles, cereales integrales, productos lácteos, pescado y aceite de oliva virgen extra. Las recetas son simples y no requieren una gran cantidad de condimentos calóricos como la mayonesa.

2) Salsas, pesto y aderezos.Las salsas se elaboran a mano con solo unos pocos ingredientes enteros. Los tomates y la albahaca se recogen del huerto para hacer salsa de tomate y pesto. Alternativamente, si no tiene un huerto, tanto los mercados como los supermercados venden productos extremadamente frescos que a menudo incluso enumeran el lugar de origen, muchos productos provienen de agricultores locales. Los aderezos para ensaladas consisten solo en aceite de oliva virgen extra saludable y vinagre balsámico. La carne se suele comer sola o con un chorrito de vinagre balsámico. ¿Piensa en todas las calorías que los italianos ahorran al no cargar sus ensaladas con aderezo ranch, mil island o de queso azul o sumergir su carne en montañas de salsa barbacoa?

3) AperitivosLos refrigerios de media mañana o media tarde suelen consistir en un yogur, nueces o una pieza de fruta.

4) Bebidas azucaradas—La coca cola y bebidas similares se suelen beber en ocasiones especiales. Los italianos beben vino y agua natural o con gas en las comidas.

5) Cantidad-Los platos italianos no son porciones escasas de ninguna manera, sin embargo, no son exagerados ni de gran tamaño como los que se encuentran a menudo en los estados o en los restaurantes con buffets de todo lo que pueda comer.

6) Cantidad vs. hora de la comidaPor lo general, los italianos comen dulces para el desayuno, un almuerzo abundante y variado y una cena ligera. Esto le da a su cuerpo combustible para todo el día y lo queman lenta y consistentemente por la noche. Tiene sentido. No estoy seguro de por qué en los estados es al revés y, a menudo, nos acostamos con la barriga llena de comida.

7) CaminaLos italianos tienen la tradición de una "passeggiata" o "paseo" después de las comidas, que ayuda a la digestión.

Ahí lo tienes, 7 secretos de la dieta italiana para un estilo de vida más saludable. Estos 7 secretos no son nada difíciles de incorporar a tu vida diaria. Solo se necesita un poco de voluntad y determinación para deshacer algunos de los hábitos a los que quizás se haya acostumbrado.

De todas las culturas podemos aprender algo nuevo que nos puede ayudar. vive mejor. Y, en este caso, el estilo de alimentación saludable de Italia puede ser una inspiración para que todos cambiemos la forma en que pensamos sobre el consumo de alimentos. Recuerde, lo que ponemos en nuestro cuerpo afecta cómo nos sentimos. Si nos sentimos bien, somos felices. Si somos felices, somos más productivos. Si somos productivos, estamos motivados para vivir plenamente. Todo esto, solo por comer mejor.


La dieta mediterránea

Dieta mediterránea: aceite de oliva

los Noticias de EE. UU. E informe mundial han anunciado recientemente que el Dieta mediterránea es la mejor dieta para el año 2019. El informe también le otorgó el primer lugar en una serie de subcategorías, incluida la mejor dieta para una alimentación saludable, la mejor dieta a base de plantas, la mejor dieta para la diabetes y la dieta más fácil de seguir, como se informó por CNN.

La UNESCO y la dieta mediterránea en Italia:

Que la dieta mediterránea sea especial no es una sorpresa: al final, ha formado parte de la Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO Desde el 2013.

Siga leyendo para comprender por qué la comida mediterránea se considera tan buena para su salud, cómo se compara con la comida tradicional estadounidense y por qué comer comida mediterránea es más que una dieta, es un estilo de vida real.

Dieta mediterránea en Italia

cocina italiana es un Mediterráneo tipo de cocina. This article will give you some information about the basics of healthy Mediterranean cooking, as well as provide a comparison with a typical American diet.

Before beginning, you must consider one thing: a Mediterranean diet is not only Italian, as it is typical of the entire basin of the Mediterranean Sea. As a consequence, it embraces the cuisines of places as far as Spain and Israel, Syria and Greece, North Africa and Italy. Because of this variety, both cultural and geographical, Mediterranean cuisine can be quite different from one area to another: for instance, in Italy we like to use pasta as the basis for our main meals, and as main source of carbohydrates. In the Middle East, on the other hand, chickpeas and barley would be the staple of most dishes.

At the same time, there is a common substratum made of fresh ingredients, olive oil and particular food associations that join at the root the way people around the Mediterranean cook: there is a heavy reliance on complex carbohydrates, fresh vegetables and fruits, with an accent placed on fish consumption as opposed to meat, and the use of olive oil instead of butter as main form of condiment.

It is pretty clear how these characteristics make a typical Mediterranean diet very different from a Continental one (that of central and northern Europe), which revolves around red meat, potatoes and butter. On this particular note, it is interesting to mention the fact that Italy, especially in the north, does present recipes and culinary habits that can be very much considered “continental:” this is because of the presence of the Alps, and the fact that the climate of our northern regions is, at times, closer to that of central Europe than that of the south of the country.

The Mediterranean Diet: a Bit of History

If you think the Mediterranean diet is a recent invention of dieticians, you’d be mistaken. The food of the Mediterranean has been important to its societies since the inception of civilization. Favorable climate and the presence of the sea, which provided both food and an easy way to communicate and trade with other regions, helped and supported the birth and growth of society.

At the core of the way our forefathers ate (think of the Greeks, the Aegyptians, the Israelites and of course, the Romans) was the Mediterranean Triad. The triad was formed by three, essential elements: olives, cereals (barley and spelt more than wheat) and vine, as well as their products, oil, bread and wine. Supported by fish on the coast and dairy products in the hinterlands, this type of nutrition evolved throughout the centuries and became what is today known as Mediterranean cuisine.

The Mediterranean Diet and Health

De acuerdo con la American Heart Association, a Mediterranean diet is characterized by:

  • Fruta
  • Verduras
  • Nuts and seeds
  • Aceite de oliva
  • Small amounts of dairy
  • Small amounts of fish and poultry
  • Very small amounts of red meat and eggs
  • Moderate amounts of wine

Always according to the American Heart Association, a Mediterranean diet may be high in fats.

Truth is, however, that the fats abounding in Mediterranean cuisine are monounsaturated and therefore healthy. If it is true that the Mediterraneans have become increasingly obese, it is also true that the real culprit is not the Mediterranean diet itself, but rather the increase in consumption of processed foods and sugars, a widespread phenomenon all around the world.

The Mayo Clinic seems to be better informed about it, and presents a typical Mediterranean diet as the perfect choice to keep our heart healthy.

That the Mediterraneans eat well, or at least better than others, is evident from the data collected by FAO, the Food and Agriculture Organization. According to it, Italians consume 140 kg of fruit and 180 kg of vegetable per capita a year. Americans, on the other hand, only consume 113 kg of fruit and 129 kg of vegetables, although the worst are the Brits with only 91 kg of fruit and 89 of vegetables consumed per capita in 12 months.

Fresh Fruit and Vegetables are the core of a Mediterranean Diet

Italian Food, the Mediterranean Diet and how we Interpret it in the US

When people talk to me about going to an Italian restaurant, they mention pizza or pasta (by the way, Alfredo sauce is unknown in Italy).

Only high end Italian restaurants in the United States offer a variety of vegetables. It is even rarer to find fruit being served as dessert.

Salad is often served with pre-packed dressings that Euro-Italians have never seen, and that cannot compare in quality and taste to a dash of fresh olive oil and mild vinegar. Some of these dressings are so high in fat that they eliminate the benefits of eating salads.

Italian-American cooking lacks the essentials of a good, old fashioned Mediterranean diet. Salads and vegetables are overwhelmed with sauces and cheese. And even Italian classics like eggplant parmigiana, are heavier in America, where the eggplant is usually deep fried and smothered with fatty cheese. Even pizza is cooked differently in the United States.

Mediterranean (Italian) and American Recipes: how do They Compare?

It is undeniable: the way Italian-Mediterranean cuisine is interpreted in the US differs greatly from its original, European counterpart. One of the best ways to really understand how much is to look at recipes. Check out what makes a typically American pasta sauce:

  • 3 TBSP of butter
  • 8 fluid ounces of heavy whipping cream
  • Sal al gusto
  • 1 pinch of ground nutmeg
  • 1/4 taza de queso parmesano rallado
  • 1/4 cup grated Romano cheese
  • 1 yema de huevo
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado

This is a sauce heavy in fats, which makes it also hard digest.

On the other hand, an Italian, everyday pasta sauce would be prepared with ingredients like these:

  • fresh tomatoes
  • fresh garlic
  • fresh basil
  • aceite de oliva virgen extra
  • grated real parmesan

It’s easy to see how light this sauce is: made up with fresh ingredients, the almost totality of its fat content is that of the extra virgin olive oil. Parmesan is a very healthy type of cheese, rich in iron and other minerals and, unless you cover your pasta with it, it’ll only add healthy proteins and minerals to your meal.

Pizza and pasta do not have to be cooked like a Kamikaze’s last meal! Both can be quite healthy and any significant grease or fat can be avoided, if they are cooked properly.

Here is a simple recipe to make a perfect (and healthy) Italian tomato sauce

What Should We Eat if we Decide to Follow a Mediterranean Diet at Home?

If you want to try to follow a real Mediterranean diet, you could try to follow the suggestions given by Andrea Ghiselli y Lavinia Guffanti en La dieta Mediterranea, The Mediterran Diet:

  • A brioche or croissant for breakfast – 1 slice of bread, Fette Biscottate, or cereals
  • A portion of fruit twice a day
  • A portion of vegetables twice a day
  • A portion of fish two or three times a week
  • Do not consume more than four eggs a week
  • Do not eat fast food
  • Eat legumes more than once a week
  • Eat pasta or rice three to five times a week
  • Use olive oil as dressing
  • Do not consume much alcohol
  • Eat less than 100g of meat a day.

What does it Take to Create an Authentic Mediterranean Diet in the USA?

Try eating pasta with a simple sauce made with fresh tomatoes, or tomatoes and clams (pasta alle vongole) or ragù sauce (ragù in Italy is not a brand, but a type of sauce made with meat and tomatoes). Avoid Alfredo sauce, and other cream and butter based sauces.

In Italy, cream-based pasta sauces have been out of style since the 1980s. Avoid bread sticks that come with American Pizza, fresh bread is healthier.

An Italian Breakfast

Un italiano breakfast is frugal: it usually consists of cappuccino or coffee and milk, with a cornetto (a type of croissant). This is often consumed on the go, at the café, just before getting to work. When having breakfast at home, Italians have coffee and milk and maybe one or two light cookies, or one or two slices of bread with jam and maybe some fresh fruit.

An Italian ‘prima colazione’, or breakfast.

Freshly squeezed orange juice is becoming more popular.

I have heard in the US that this type of breakfast is unhealthy, and that you should eat a decent sized energy breakfast to start out your day. This may have been true seventy years ago, when people would go work in the fields and a nutritious breakfast was vital. At that time, breakfast was a more conspicuous affair in Italy, too.

Today, if you sit down in an office for eight hours straight you may think twice about letting all the fat from a heavy breakfast of egg and bacon stick around your hips.

In the USA I have seen people eating eggs and steak for breakfast. A high fat breakfast is different from a high energy breakfast. Fat makes your body slow down, and takes longer to digest. Grains give high energy without all the excess fat. Each of us use a certain quantity of calories to stay alive, to regulate body temperature etc. If we take in more calories than we burn, then we get fat.

Cereal, toast and fruit are fine for breakfast, so the Italian breakfast is not so far off.

Meriendas

In Italy, snacks are usually a very light affair: coffee, cappuccino, maybe a cornetto, tramezzino or a pizzetta. Fresh fruit and yogurt are also very popular options.

Almuerzo

Lunch in Italy usually consist of a single dish, either pasta or meat and vegetables, plus some fruit and the ubiquituous coffee. For lunch, my mother either cooks pasta with tomato sauce or makes a salad. Sometimes she bakes fish in the oven with potatoes. She might make a light meat dish with a tossed salad or vegetables. All followed by fruit for dessert.

Cena

In a modern working family, dinnertime has become the main meal of the day. Not eating too late, giving time to digest before going to bed is important. I usually cook a one-course dinner with salad or vegetables. Sometimes I make “pasta e fagioli” (pasta with navy beans) or a soup with fish and vegetables. During the weekend, I might have friends over and cook a two course meal like pasta or rice with meat or fish and salad or vegetables and fruit.

Bebidas

According to a 2002 FAO study, “the high and increasing consumption of sugars and sweetened drinks by children in many countries is of alarming concern.” It has been estimated that a glass of sugar-sweetened drink per day increases the risk of becoming obese by 60%. Most of the evidence relates to carbonated drinks, but many fruit drinks and cordials are equally sugary, and may promote weight gain if consumed in large quantities. The evidence against high intake of sweetened drinks in promoting weight gain is considered moderately strong. Italians consume a limited amount of carbonated beverages and prefer mineral water to accompany their meals.

The Mediterranean Diet uses Olive Oil EVO instead of butter and and fresh ingredients

Unfortunately, the Italian diet is changing for the worse. According to new studies, in Italy kids are getting fatter. This is due to an increased intake of proteins and fatty foods, as well as to the fact that children tend to spend more and more time on front of the telly or playing videogames and have become sedentary.


Mediterranean Diet Recipes

Incorporate more fish, whole grains, plant-based proteins and olive oil into your routine with these healthy (and flavorful) Mediterranean diet-inspired recipes.

Relacionado con:

Foto de: Matt Armendariz y copy2013, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos.

Foto de: Matt Armendariz y copy2014, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Photo By: Min Kwon ©2015, Television Food Network, G.P. Reservados todos los derechos

Photo By: Kana Okada ©2010, Kana Okada

Foto de: Antonis Achilleos

Foto de: Antonis Achilleos

Foto de: Antonis Achilleos

Foto de: Antonis Achilleos

Classic Greek Salad

Broiled Salmon with Herb Mustard Glaze

Roasted Cauliflower Steaks with Raisin Relish

The relish is a bold, savory-sweet combo that works well with mild cauliflower, turning it into a flavorful side or vegetarian main.

Zucchini, Ricotta and Lemon Pizza

Lemon and chives on a pizza might sound strange, but it pairs perfectly with thin strips of zucchini and creamy ricotta. The tart citrus juice cuts through the rich cheese and provides just a hint of bright flavor with every bite.

Pimientos Rellenos Estilo Griego

Grilled Eggplant Dip

Bobby&rsquos Mediterranean-inspired appetizer does require a bit of time, but the end result is so worth it. He fires up the grill to get the eggplant tender and smoky, then purees it with tahini, olive oil, lemon and fresh spices to form a smooth and creamy dip. Serve with warm pita, lavash or fresh veggies for dipping.

Healthy Sicilian Cauliflower Rice

Studded with raisins, lemon zest and pine nuts, this fluffy pilaf makes a flavorful, high-fiber side for chicken, salmon and pork.

Chickpea Shawarma Pitas with Hummus-Dill Dressing

Covered in spices and roasted to crispy perfection, chickpeas are a natural swap in these Mediterranean-inspired shawarma pitas. For a "cook once, eat twice" approach, transform any leftovers into a chickpea shawarma salad: Layer the vegetables with roasted chickpeas and top it with dollops of hummus-dill dressing.

Vegetarian Arugula Chickpea Power Salad

The combination of fiber-packed, antioxidant-rich vegetables and fruit plus high-protein chickpeas and avocado makes this a well-balanced and satisfying salad. Spice up the mash with additional ingredients like mango, celery, cilantro or carrots, then enjoy it as a dip, sandwich filling or, in this case, a salad topper.

Salmon with Warm Tomato-Olive Salad

Brush salmon with an olive oil-honey-vinegar mixture and broil to create a crispy crust. Serve with two Mediterranean favorites tomatoes and olives on the side.

Turkey-Hummus Sliders

Cauliflower Couscous

Grilled Lamb Chops with Mint

Greek Salad

Greek Pizza with Pourable Crust

Yes, you really can make and bake homemade pizza crust in less than 30 minutes! The trick is whipping up a pourable crust. Toppings like roasted eggplant and bell peppers, feta, artichokes, mint and lemon put a Greek-style twist on a classic pizza crust.

Lemon Salmon with Lima Beans

Chicken with Tabbouleh

Fresh lemon, mint and parsley lend a bright flavor to Ina&rsquos tabbouleh salad. The dish only gets better the longer it sits, so feel free to prepare it in advance.

Citrus Marinated Olives

Olives, a key component of the Mediterranean diet, are made even more flavorful with the addition of freshly squeezed lemon and orange, plus garlic, thyme and spicy red pepper flakes.

Broccoli Rabe with Cherry Peppers

Mussels with Potatoes and Olives

Bulgur Salad

Bass Agrodolce with Spaghetti Squash and Mushrooms

Lentil-Stuffed Peppers

These peppers were inspired by a popular Mediterranean salad, filled with Israeli couscous, lentils, olives, herbs and plenty of feta. Loaded with fiber and plant-based protein, they are delicious and satisfying.

Spicy Escarole with Garlic

Mahi Mahi With Cauliflower

There&rsquos no shortage of flavor with this quick-and-healthy dinner. The cauliflower is cooked with almonds, raisins and fragrant coriander &ndash and finished with a bright pop of fresh lemon juice.

Artichokes Provencal

Eggplant with Yogurt and Dill

Healthy Braised Lentils with Kale

In the Mediterranean, meals rely heavily on plant-based recipes favoring legumes, whole grains and loads of fresh vegetables and fruits. This recipe fully embraces that philosophy, borrowing a few of the classic cooking techniques and ingredient combinations from the region--firm black lentils from France and olive oil-fried eggs from Spain. This recipe is super simple, yet hearty enough to satisfy even the most hard-core meat eaters in your family.


Courtesy of Olive Garden

The breadsticks aren't frozen. "For the people saying their breadsticks are frozen, their breadsticks are actually not frozen. They're kept in the dry storage, they're probably your safest best at Olive Garden," the former server said.

On Thursday, @spookyshanny seemed to react to the attention her post received: "I don't know why y'all are coming for me so hard, I didn't say sh*t about the breadsticks, and if you want to know about the chicken, the knife fights, the slugs, and everything else, just stay tuned."

Olive Garden's parent company, Darden Restaurants, did not respond to our request for comment.

Stay in-the-know on restaurant news by subscribing to our newsletter, and keep reading:


Ver el vídeo: Los secretos de la dieta de Paulina Rubio! Cocineros Mexicanos (Mayo 2022).